Foto  
Micobotánica-Jaén
La primera revista digital de Micología y Botánica en castellano. ISSN 1886-8541
spacer
line decor
Micobotánica-Jaén no se hace responsable de los artículos publicados en esta revista, ni se identifica necesariamente con los mismos. Los autores son únicos responsables del copyright del contenido de sus artículos.
 
AÑO VIII Nº 2 / ABRIL - JUNIO 2013
EL JARDÍN MICOLÓGICO LA TRUFA
por D. Estrada Aristimuño
Micobotánica-Jaén AÑO VIII Nº 2 (2013) ISSN 1886-8541

 

Diciembre de 2007. Se celebraba la I Conferencia mundial sobre conservación y uso sostenible de hongos silvestres en Córdoba (World Fungi 2007) y una de las visitas ofrecidas a los alrededor de 500 asistentes era la muy esperada presentación del Jardín Micológico de Andalucía. Nos quedamos con las ganas.

El Jardín Micológico La Trufa se abrió al público el año pasado, mejor tarde que nunca, y nosotros, casi 6 años después, por fin hemos podido conocerlo.

Nuestra primera visita la realizamos algunos miembros de la junta directiva de la Asociación Botánica y Micológica de Jaén: el Presidente de la asociación, Demetrio Merino, dos vocales: Enrique Mérida y Salvador Tello y quien escribe este artículo.

Fachada del Jardín Micológico
Entrada del Jardín Micológico.
 

El Jardín Micológico La Trufa está ubicado en La Zagrilla, término de Priego de Córdoba y pertenece a la Red Andaluza de Jardines Botánicos, siendo el primer jardín micológico en Europa y probablemente no consigamos nada igual en el resto del mundo. Sus instalaciones están dedicadas íntegramente a la exposición y divulgación micológica, así como a la investigación y propagación de especies micológicas.

Así encontramos una exposición permanente de ejemplares naturales y reproducciones a escala muy bien logradas. De igual forma, recorriendo todo el jardín micológico encontraremos una serie de esculturas de setas realizadas por el artista sevillano Marcos Domínguez Alonso, comenzando por la entrada donde nos reciben un grupo de Armillaria mellea de bronce y un par de trufas (una y media para ser más exactos) junto a una bellota.

 
Trufas
Myriostoma coliforme
Las trufas y la bellota.
Myriostoma coliforme.
Setas
Amanita
Muestra de algunos ejemplares (réplicas) de la exposición.
Ramaria
Amanita caesarea
Ramaria botrytis.
Amanita caesarea.
Coprinus comatus
Morchella
Coprinus comatus.
Morchella esculenta.
Sala de exposiciones.
Esporas
Pleurotus eryngii
Esporas para todos los gustos.
Pleurotus ostreatus (natural).
Battarraea phalloides

De la mano de Alicia Paredes y Carmen Estrada recorrimos todas las instalaciones de este completo y moderno centro micológico. Desde un laboratorio equipado con microscopios y medios audiovisuales (en donde posteriormente recibimos un curso de microscopía impartido por uno de nuestros socios, Fermín Pancorbo, experto en el género Inocybe), hasta un herbario perfectamente controlado en las condiciones óptimas de temperatura y humedad, pasando por el área de cultivo y propagación de setas, una amplia sala de conferencias, así como salones destinados para el uso de investigadores científicos.

En el exterior se encuentran representados los diferentes ecosistemas andaluces, entre ellos: alcornocal, encinar-quejigar, pradera-pastizal, bosque de ribera e incluso un pinsapar, intentando que el visitante pueda apreciar los tipos de setas asociados a cada uno de ellos durante todo el año.

A pesar de que nuestra primera visita fue en el mes de enero y aun no siendo la época más apropiada para el desarrollo de estos organismos, logramos ver 20 especies cuando no esperábamos ver nada. Una grata sorpresa. Deducimos que en primavera-otoño la cantidad y variedad se multiplicará con creces. Entre las especies localizadas podemos mencionar: Abortiporus biennis, Auricularia auricula-judae, Auricularia mesenterica, Ciboria viridifusca, Dacrymyces stillatus, Ganoderma lucidum, Gymnopilus penetrans, Helvella leucomelaena, Helvella leucopus, Hygrocybe russocoriacea, Lentinus strigosus, Mollisia amenticola, Patellaria atrata, Rhizopogon vulgaris, Schyzophyllum commune, Scleroderma verrucosum, Scutellinia sp., Stereum hirsutum, Trametes versicolor y Tremella aurantia.

Battarrea phalloides (natural).
 
Recorriendo las instalaciones.
Hay carteles informativos por todas partes.
Y un detalle muy original para diferenciar los lavabos para ellas y para ellos.
Iniciando el recorrido exterior.
Bosque de ribera
Bosque de ribera
Zona bosque de ribera.
Pradera-pastizal
Zona pradera-pastizal.
Pinsapar
Pinsapar
Zona pinsapar.
Alcornocal
Zona alcornocal.
Encinar-quejigar
Pinar
Zona quejigar-encinar.
Zona pinar.
Ciboria viridifusca
Esporas de Ciboria viridifusca
Ciboria viridifusca.
Ascas de Ciboria viridifusca
Mollisia amenticola
Mollisia amenticola.
Esporas y ascas de C. viridifusca (Fotos: Salvador Tello).
Patellaria atrata
Esporas de Patellaria atrata
Ascas de Patellaria atrata
Patellaria atrata, ascas y esporas (Fotos de microscopía: Salvador Tello).
Rhizopogon vulgaris

Con la tercera visita en marzo estamos dando inicio a lo que esperamos sea un relación de colaboración mutua que persista en el tiempo. Gracias a Laura Raya, Coordinadora Regional del Plan CUSSTA, hemos podido realizar un primer encuentro de microscopía en las instalaciones del jardín Micológico, siempre contando también con la inestimable ayuda de Alicia Paredes y Carmen Estrada, así como el resto del personal que labora en el centro.

Como se ha mencionado anteriormente, Fermín Pancorbo dio un pequeño curso aplicado a la microscopía micológica a un grupo de socios. El tema elegido fue la utilización de Piximetre, un programa que permite medir todas las estructuras presentes en las setas (en realidad se puede utilizar para medir cualquier cosa, pero su creación original fue para ese cometido) y que además genera datos estadísticos y gráficos sobre dichas mediciones, tal como se aprecia más arriba en las fotos de Salvador Tello.

Rhizopogon vulgaris.
Curso
Curso
Participantes del curso de Piximetre.
Vistas
Las vistas desde el laboratorio.
Microscopio
Profesor
Equipo de trabajo.
El profesor.
Grupo
Los aplicados alumnos (y un fotógrafo que me pilló en funciones).
 

Para finalizar, unas fotos del grupo antes y después de terminar el curso, disfrutando de una rica comida en recompensa por el buen trabajo realizado.

Animamos a nuestros socios y amigos, así como al público en general a visitar este espacio tan singular, vale la pena conocerlo. Para mayor información y horarios de visita, podéis consultar aquí: Jardín Micológico La Trufa.

 
Grupo
Con las Armillarias (Foto: Javier Retamino).
La mejor hora (Foto: Javier Retamino).
Grupo
El grupo durante la comida (Foto: Javier Retamino).